El covid-19 y el ambiente Swinger o Liberal

 

 

Estamos en una situación antes nunca vivida por la humanidad.

La pandemia que nos rodea y nos invade va a cambiar nuestros hábitos de socializar ¿o no?

 

Y claro, el mundo swinger, las personas liberales se ven afectadas de pleno por este motivo, ya que nuestra filosofía es la libertad sexual.

 

¿Qué va a pasar con nosotros? ¿Vamos a poder reunirnos como antes? ¿Vamos a poder ir a un club swinger con seguridad? Todas esas preguntas y alguna más están en nuestras cabezas desde que nos confinaron y cerraron todo tipo de negocio, incluido el que se practican actividades sexuales. Y por supuesto que el sexo tiene más cercanía que otro tipo de relación social.

 

Respondiendo a la primera pregunta, pasará lo que nosotros queramos que pase, ya que está en nuestras manos el ser responsables con esta situación y no puede ser de otro modo.

Nuestra responsabilidad pasa por ser coherentes, por saber tener la higiene que es lo que nos hará estar más o menos tranquilos o expuestos, por saber socializar sin sexo de por medio (al menos durante un tiempo). Y quiero aclarar una cosa, el sexo no contagia por el simple hecho de tener sexo, ya que el contagio es a través de las vías respiratorias (ojos, nariz y boca) no por el contacto.

¿Pero porque insisten tanto en lavarnos las manos? Pues porque en las manos si pueden tener partículas víricas y luego nos las llevamos a los ojos, nariz o boca, y de ahí la trasmisión.

También al tener sexo, los jadeos, la respiración agitada, tiene una mayor expulsión de saliva, por lo tanto, el porcentaje de contagio aumenta.

Pero que quede claro, que no se contagia a través de relaciones sexuales como tal.

 

Sí, vamos a poder reunirnos como antes, por supuesto que sí.

Tener en cuenta que hemos de aprender a convivir con este virus, aún ni los expertos saben qué es, pero están bastante seguros que ha venido para quedarse.

Así que no nos queda otra que convivir con ello, pero sin miedo, aunque si con precaución.

 

Evidentemente, desde la otra sociedad, sexualmente lo van a tratar como el “sida” aunque no tenga nada que ver.

E incluso puede que demonicen sobre nuestra manera de vivir, en prensa, tv, etc.

 

Sobre los locales o clubs swinger, claro que podremos ir.

Pero quiero matizar unos puntos que todos sabemos, pero que ahora no se nos pasa por la mente.

 

Ir a un local swinger no significa ir expresamente a tener sexo con otras personas, y os preguntareis ¿Entonces para que vamos? Pues muy sencillo, volvamos a nuestros principios, es decir, volvamos a ir con la intención de tomarnos una copa, una cerveza, volvamos a vestirnos para provocar, miremos a otras parejas incluso podemos socializar. Podemos ir a mirar, a ser observados, a tener juegos con nuestra pareja, tengamos charlas interminables, disfracémonos eróticamente, cojamos nuestras mejores lencerías, pongámonosla y juguemos en los glory holle o pasillo francés. Pero ante todo seamos los clientes los primeros responsables.

 

Por último, demos unos consejos a los locales para que puedan tener una máxima protección higiénico/sanitaria en ellos.

 

Evidentemente, no sabemos lo que las autoridades nos van a pedir, pero podemos adelantarnos a ellos con una baja inversión económica. Lo primero es tener hidro alcohol en la entrada, en la barra, baños o cualquier lugar que creamos preciso. Termómetros para medir la temperatura de los clientes al entrar. Alfombra desinfectante. Filtros “HEPA” para los aires acondicionados. Para el que no lo sepa, este tipo de filtros son los que se usan en los quirófanos y otros lugares que necesites “0” partículas en el ambiente, por lo que si hay alguien asintomático, pero con el covid19 sin saberlo, al respirar, sus partículas no se quedan en el ambiente sino que son absorbidas por el retorno del aire acondicionado y se quedan en los filtros, que están hechos de partículas de carbono. También aconsejamos las lámparas de UVA, para la desinfección de antes o después de la apertura, nunca con clientes, así como generadores de ozono siempre usados bajo la supervisión de personal cualificado. Y en la medida de lo posible contratar una empresa de limpieza y desinfección que proporcione un certificado que además dará confianza y seguridad a los usuarios.

 

Seamos coherentes, seamos sabios, seamos precavidos.

 

EL SEXO DENTRO DE LA NUEVA NORMALIDAD

 

 

Mientras no se encuentre una vacuna o un tratamiento que sirva para terminar con el coronavirus, no podremos practicar sexo esporádico que sea 100% seguro. Por este motivo, muchas personas no se atreven a hacerlo a no ser que sea con personas de extrema confianza. La nueva normalidad, por tanto, también llega al mundo de las relaciones sexuales, que deberán verse limitadas.

 

Hasta que los avances científicos no den con la ansiada vacuna, las personas somos las responsables de adaptarnos a la situación y, por supuesto, cumplir las recomendaciones sanitarias. El sexo, como lo entendemos de la forma tradicional, no se verá demasiado afectado. Sin embargo, sí lo estarán otro tipo de encuentros como los liberales o los que se producen entre los “swingers”.

 

En este momento, este tipo de encuentros se hacen entre conocidos y de forma mucho más íntima y privada. Al igual que ha sucedido durante el tiempo de confinamiento, los encuentros sexuales serán mucho más hogareños, dejando de lado los locales por poder suponer un importante foco de contagios.

 

CÓMO SERÁN LAS RELACIONES EN OTRO TIPO DE PAREJAS DURANTE EL CORONAVIRUS

 

 

Antes del coronavirus, los juegos de intercambio de parejas, por ejemplo, se llevaban a cabo en locales especializados. En el momento en que una pareja deseaba cumplir sus fantasías, sabían perfectamente a qué espacio acudir para poder satisfacerlas. La espontaneidad era la clave, cosa que ahora no se puede cumplir del mismo modo.

 

Debido a la pandemia, ha cambiado la forma de entender este sexo denominado como más liberal. Cuando las parejas desean tener este tipo de encuentros especiales, deben estar debidamente planificados, siempre teniendo en cuenta los riesgos asociados a los mismos.

 

Las prácticas online han salido reforzadas desde el confinamiento. Los encuentros virtuales entre las parejas se han convertido en una nueva forma de comprobar si existe atracción entre los miembros sin arriesgarse. Si la chispa es muy fuerte, puede que lleguen a una cita presencial, en caso contrario, el riesgo habrá sido cero.

 

 

NUEVAS PRÁCTICAS SEXUALES, ¿NOS ACOSTUMBRAREMOS?

 

sexo nueva normalidad

 

La gran pregunta, por supuesto, es si, aunque el sexo y los encuentros, sobre todo los liberales, hayan cambiado de forma tan drástica, seremos capaces de acostumbrarnos. Lo cierto es que nuestra curiosidad ha aumentado en este tiempo de confinamiento, por lo que hemos pensado más sobre sexo y no es algo que vayamos a dejar de lado.

 

Tanto en el mundo de las parejas liberales como en el de las tradicionales, el sexo va a ser algo que continuará estando presente. Como hemos visto, habrá casos en los que se deban tomar una especie de medidas, como los encuentros virtuales, para no exponernos al virus sin ninguna necesidad. Además, en las parejas que tienen encuentros íntimos en su propio hogar también existe parte de riesgo, por lo que también hay medidas que se pueden llevar a cabo para prevenirlo.

 

Elegir posturas en las que darse la cara con la otra persona no sea necesario, como el perrito, serán la tónica de la nueva normalidad sexual. Además, han florecido otro tipo de prácticas, como los juguetes sexuales o el sexo por teléfono y online, que lo convierten en uno menos arriesgado, sobre todo si la otra persona es alguien que no es la pareja con la que convives.

 

MEDIDAS ESTRICTAS A LA HORA DE PRACTICAR SEXO

 

mascarilla

 

Si queremos practicar sexo seguro durante la pandemia, ponernos solo un preservativo ya no es suficiente. La salud de las personas que estén en el encuentro sexual está en riesgo en el momento en que lo practiquemos fuera de casa. Sin embargo, tampoco debemos cogerle miedo. Simplemente, debemos actuar con sentido común y ser coherentes en todo momento.

 

Algunas medidas que podemos llevar a cabo para prevenir y evitar los contagios son, por ejemplo, lavarnos muy a menudo, sobre todo las manos. También debemos quedarnos en casa el máximo tiempo posible, pues es donde menor riesgo existe de que nos contagiemos. Por ello, usar la lógica será nuestra mejor arma hasta que no llegue la vacuna contra el coronavirus.

 

La mascarilla, además, es uno de los elementos más importantes que nos deben acompañar a cualquier lugar. Debemos alejarnos más que antes de los besos apasionados, a no ser, por supuesto, que la otra persona sea nuestra pareja y convivamos con ella en el mismo domicilio.

 

SEXO SIN BESOS PARA EVITAR EL CONTAGIO, SI NO CONVIVES CON TU PAREJA

 

 

La recomendación general es reducir al mínimo las relaciones sexuales con personas no convivientes y no intercambiar besos –ni saliva– cuando se tengan relaciones sexuales con personas con las que no se convive –por el riesgo de contagio por coronavirus–, y escoger “espacios grandes, abiertos y bien ventilados” como lugares más idóneos para mantenerlas.

 

Se sabe que otros coronavirus no se transmiten fácilmente con el sexo, por lo que se considera poco probable una transmisión sexual de la Covid-19, pues no existe evidencia de que la enfermedad se transmita a través del sexo vaginal o anal”.

 

También es aconsejable preguntar a nuestros acompañantes, si han sido diagnosticados o si han tenido síntomas las dos últimas semanas